El Ciervo

El Ciervo en Benagéber        El ciervo se caracteriza por ser un animal esbelto, robusto, está bien conformado y tiene un porte majestuoso y altivo. Su corpulencia puede variar de modo considerable, siendo la hembra es más pequeña que el macho, del que difiere también por el color, es muy tímido/miedoso y no muy inteligente.

       El ciervo que conocemos es una especie existente desde hace tiempo, se estima que desde hace aproximadamente unos 400.000 años el ciervo y su cornamenta actual comenzaron a configurarse con sus actuales características, naturalmente con el paso de los tiempos ha ido evolucionando, por ejemplo la forma de los cuernos que caracteriza a los machos adultos ha ido evolucionando a más compleja y las puntas más afiladas.

       El ciervo es más activo -y por lo tanto de más facilmente visible- a primeras horas de la mañana y a ultimas de la tarde, siendo su periodo de menos actividad al mediodia. Es una especie errática, raramente pasa más de un día en un mismo lugar. Una Cierva en Benagéber

       Curiosamente el macho suele vivir en solitario, mientras que las hembras, junto con los ejemplares más jóvenes, se organizan en rebaños que pueden ir desde 3 ó 4 ejemplares a más de 20, normalmente dirigidos por una hembra experimentada, que coordina el rebaño manteniendo una rígida jerarquía en la que participan tan solo las hembras más adultas. Este rebaño matriarcal posee un territorio de verano y otro de invierno y ambos son defendidos de la intrusión de otros grupos.

       Se trata de una especie muy apreciada por los aficionados a la caza mayor.

       Los cérvidos (Cervidae) son una familia de mamíferos rumiantes que incluye los ciervos o venados. Su tamaño es variable, siendo el alce el mayor (hasta 450 kg), y el venadito o pudú sudamericano, el menor, con unos 8 o 10 kg.

       Para la Información de los animales está extraida de la wikipedia y del Banco de Datos de Biodiversidad de la Conselleria de Medi Ambient, Aigua, Urbanisme i Habitatge.

    

Los ciervos, el mamífero rumiante que reina en los Montes del Alto Turia

Un Ciervo macho en la Berrea de Benagéber      CARACTERÍSTICAS de los CIERVOS: Los ciervos viven máximo de 20 años, aun cuando la media de vida está sobre los 10 años. En Valdeserrillas contamos normalmente con un rebaño de hembras de forma permanente, los machos suelen ser errantes y aparecen con la espectacular berrea con el fin del verano.

    CELO: Se suele llamar la Berrea, suele ser por Septiembre-Octubre (al final del verano). Suele durar aproximadamente un mes, el macho no piensa más que en su apetencia sexual, olvidándose incluso de comer, por lo que puede perder muchos kilos, entregándose a duros combates con otros machos contendientes, en defensa de sus hembras o territorio, tratando en algunos momentos a las hembras con violencia. A diferencia del macho la hembra de ciervo, durante todo el año, incluida la época de celo, tiene como principal ocupación conseguir alimento y solo reposa, normalmente pocas horas, en el corto período de tiempo que transcurre entre la ovulación y la cópula.

    REPRODUCCIÓN: El tiempo de gestación es de unos 8 meses, el parto corresponde a los meses entre mayo y julio, tiene un parto muy rápido, apenas de 10 minutos. Suele tener una cria por camada (en alguna ocasión son 2). Las hembras alcanzan la edad reproductora sobre los 2 años. Tienen una la lactancia que dura unos 3 meses. A partir de entonces alterna leche con alimento sólido durante un primer año de vida.

    SOBRE LAS MANADAS: Los machos son normalmente solitarios acercándose al grupo de hembras solo durante la época de celo (la Berrea). Las hembras con los ejemplares más jóvenes, se agrupan en rebaños que pueden ir desde 3 o 4 ejemplares a más de 20. Normalmente estos rebaños van dirigidos por una hembra experimentada que se ocupa de coordinar el rebaño con una jerarquía en la solo participan las hembras adultas. Poseen un territorio para el verano y otro para el invierno, ambos se defienden de la intrusión de otros grupos. En los desplazamientos, este rebaño se ordena detrás de la hembra dominante, y en función de la edad. En el periodo de celo el grupo lo cierra el macho dominante con la función de mantener el grupo. Los machos jóvenes se suelen separar del rebaño y se desplazan en busca de nuevos territorios, efectuando desplazamientos en torno a los 20 Kms.

    Alimentación: Como pasto prefiere gramíneas y hierbas, mientras que en el otoño busca las bellotas para acumular grasas para prepararse para el invierno. Fitófago puro. Esta dieta básica se complementa con otras dependiendo del territorio, en unos sitios son leguminosas (el aznacho)y en otros, romeros y labiadas... etc.

Unas huellas de ciervo en Benagéber     Huellas: Son huellas que marcan perfectamente dos pezuñas de unos 6-7 x 8 cms. en el macho y 4-5 x 6 cms. en la hembra. La huella del pie delantero es más abierta que la de la parte posterior. La huella de la hembra es más afilada que la del macho.

    Excrementos: Son de forma cilíndrica con un extremo redondeado o ligeramente cóncavo y el otro a menudo acabado en punta. Miden 20-25 x 13-18 mm. Son negros brillantes cuando están frescos y se vuelven más pardos al secarse.

    Dimorfismo sexual: Es muy acentuado. La hembra carece de cuernos en todas las etapas de su vida, siendo el macho el único que tiene cornamenta. Los cuernos del macho se cambian cada año, y son de tamaño progresivo, el tamaño y las puntas dependen exclusivamente de la edad, aunque la edad de un ciervo macho no va poder determinarse por su cornamenta (sí puede hacerse con rigor por los dientes), ya que el tamaño de los cuernos depende de otros factores como la herencia biológica, vigor del ejemplar, estado de salud y alimentación del animal. No obstante y con carácter genérico se estima que el tamaño de la cuerna y número de puntas va aumentando con los años, hasta llegar a un ¿Cual es la huella de los ciervos? Un juego óptimo en torno a los 11-12 años, aunque variable según las poblaciones, que comienza a disminuir en tamaño y calidad.

     La primera cuerna de un animal macho de un año suele consistir en las típicas varas, es decir, no tiene ramificaciones, de aquí toma el nombre de vareto, siendo su longitud en torno a los 60 cms, aun cuando se han citado casos excepcionales de ramificaciones en ejemplares de solo un año con hasta ocho puntas, que es la cuerna típica del segundo año, siendo típicas de los ejemplares entre 3 y 4 años las cuernas con doce puntas, alcanzando su máximo desarrollo en la madurez de su vida, que se estima es entre los 7 y 9 años aproximadamente.

 

Escribe tus comentarios...